Adolfo Cioffi: «Macri es el que más rápido puede recuperar a la Argentina»

El director ejecutivo del Grupo Cioffi, Adolfo Cioffi (50) analiza en MDZ la marcha de sus negocios. Se queja de la «presión impositiva» y apuesta al líder del PRO para 2015.

cioffi espera inag

Cioffi confía en una eventual presidencia de Macri.

El director ejecutivo del Grupo Cioffi, Adolfo Cioffi (50) analiza la marcha de sus negocios inmobiliarios, hoteleros, comerciales y agrícolas. Se diferencia de otros constructores porque dice que al no dedicarse a la obra pública no tiene relación “con el poder político de turno”. Se queja de la carga impositiva y asegura que “hay sectores que dejaron de ser rentables”. Es optimista con el próximo gobierno. Si bien cree que cualquiera de los tres presidenciales va a significar un cambio, apuesta unas fichas al jefe de Gobierno porteño: “es el que más claro tiene a dónde ir”.

¿Cuál es su balance de 2014?

Ha sido un año chato. No ha generado expectativa de ningún tipo. De las cinco actividades que realizamos nosotros, la vitivinícola es la más golpeada y hay otras que están mejor. En el caso del centro comercial La Barraca, para nosotros, está bien: tenemos unas 70 u 80 marcas consolidadas y unas 15 o 20 que no. En el sector hotelero, hay una ocupación de un 65% promedio que es bueno, pero los costos son muy altos por la inflación y una presión impositiva muy grande que hacen que caiga mucho la rentabilidad.

¿Cuál es la mayor dificultad que tiene como empresario?

Básicamente el costo impositivo que está muy alto, tanto a nivel nacional como provincial. Esto hace que algunos negocios ya sean inviables, como la hotelería (tienen cuatro hoteles en Mendoza Premium Tower y pronto a inaugurar Estancia Los Andes de Tunuyán y en San Luis, Premium Tower y La Barraca Resort). Lo mismo pasa en los negocios agrícolas. Tenemos en el norte de San Luis plantaciones de soja, girasol, sorgo y han aumentado mucho los costos impositivos y el rendimiento no es muy bueno.

¿Qué ha pasado con la construcción privada?

El “real estate” has tenido una caída importante por el cepo cambiario. Las ventas se cayeron notablemente. La restricción cambiaria trajo pérdida de confianza y la gente no quería gastar sus dólares.

¿Por qué seguirá invirtiendo en ladrillos, incluso con una obra importante como Grand Boulogne Residences?

Creo que es el mejor momento que tenemos para realizar estas torres frente al Parque San Martín que serán un ícono en la Ciudad por su elegante y exquisita arquitectura. Es lo mejor, teniendo en cuenta que los activos argentinos se encuentran comparativamente bajos con respecto a otros países, inclusive con países como Bolivia o Perú, cuya economía es más chica que la nuestra. En ese contexto, los bienes inmuebles argentinos están a un valor más bajo que el resto de casi toda Latinoamérica, ni hablar de Estados Unidos. La situación económica es algo que se va a acomodar en el corto plazo, lo que traerá un aumento en los valores actuales de las propiedades.

¿De cuánto ha sido la inflación para sus empresas este año?

Una inflación del 34%. Dentro de las medidas económicas pendientes, lo primero es corregir la inflación, dar mayor estabilidad, bajar la presión impositiva y hacer eficiente el gasto del Estado.

¿Qué expectativas tiene con el cambio de Gobierno?

Estamos mirando a 2015 y 2016 con muchas expectativas. Cualquiera de los tres candidatos que marchan primeros en las encuestas (Daniel Scioli, Sergio Massa y Mauricio Macri) traerá un cambio. Alguno de ellos, para mi gusto, generará un cambio más directo.

¿A quién de los tres se refiere?

Macri es el que más me entusiasma. Como buen gestor, me gusta ver los avances en Buenos Aires, una gestión transparente y un equipo impecable. El próximo gobierno necesita, sobre todo en lo económico, un equipo que trabaje, que sea profesional y que sepa qué hacer. Creo que por algunas charlas que he tenido a nivel personal con Macri, su programa es el que más rápido puede recuperar a la Argentina.

¿Viendo su crecimiento, puede decir que es la década ganada?

He trabajado y crecido como empresario desde Alfonsín hasta ahora. Mi mayor crecimiento ha sido en los últimos 25 años. He tenido picos, buenos, malos y regulares en todos los gobiernos. Lo que he tratado es ser eficiente en lo nuestro.

Acaba de anunciar un megaproyecto en la costa atlántica.

Está ubicado al Norte de Pinamar. Son 1,2 kilómetros sobre la costa atlántica y la ruta interbalnearia. Abarca 341 hectáreas, donde habrá un country con 1.300 lotes de viviendas de 1.300 metros cada uno, 23 edificios, un shopping, un club de golf, más un club de polo y capilla. Es un emprendimiento de nuestra empresa Grupo Villages en Mar del Plata. La obra la hemos empezado y salimos a la venta en marzo o abril. Además, acabamos de inaugurar un edificio en la zona marplatense de Plaza Mitre, se llama Le Temps, tiene 10 pisos y 48 departamentos.

¿Quién invierte hoy?

Hoy muy poca gente invierte, pero conviene invertir en ladrillos porque la capitalización y revalorización siempre es mayor. Impacta la inflación, carga impositiva alta, falta de confianza de la gente. Las operaciones inmobiliarias son en pesos, pero el valor de referencia es el dólar.

¿Por qué no integra ninguna agrupación empresaria?

No tengo tiempo. Nuestras empresas tienen estructuras chicas y hay que dedicarle tiempo. Me parece positiva la participación en asociaciones empresarias pero el resultado tiene que ver con quién las conduce.

¿Se relaciona con el poder político?

Poco, casi nada. No hago obra pública, no tengo relación contractual, ni condicionamientos. Tengo algunos amigos en la política y, como todo, hay gente buena y mala. Me va bien porque me levanto muy temprano y trabajo muchas horas.

¿Tiene socios?

En la mayoría de mis negocios no tengo socios. Sólo en La Barraca Mall tengo dos socios con el 30% de las acciones y nosotros controlamos la mayoría. En todos los demás emprendimientos estamos solos, por eso hago y deshago. Es un gran esfuerzo conseguido gracias a nuestros clientes y proveedores, una gran cantidad de gente que me ha apoyado mucho.

¿Cómo es trabajar con la esposa en todos los proyectos?

Con Gisela (Scerbo) nos llevamos muy bien. Ella hace la arquitectura y el diseño de la empresa, no se mete en lo mío y yo tampoco en lo de ella. Llevamos 24 años de casados, tenemos cinco hijos y seguimos llevándonos bien. Es un trabajo diario.

¿Pensó en invertir en medios, como tantos empresarios locales?

No es para mí. Sería muy crítico y estaría muy castigado también.

¿Qué le falta a Mendoza?

Necesitamos inversión en infraestructura de caminos, servicios, viviendas, seguridad, mayor flujo de vuelos, etc; procesos que necesitan desarrollarse en el tiempo. Lo más grave es la inseguridad, que falte trabajo y la diferencia social. Es muy malo que en Argentina haya pobreza. La materia pendiente de cualquiera que asuma es la pobreza. Hay que terminar de una vez por todo, produce un daño enorme.

¿Pensó en involucrarse en la política?

Yo genero trabajo (tiene 400 empleados) y la política no es mi ámbito. Mi aporte es como generador de empleo y el de otros será a través de una organización social o política.

¿Tiene cuentas pendientes?

Viajar y estar más tiempo con mis hijos. Mi idea es que ellos se integren profesionalmente a la empresa, las tres mayores ya están en la universidad.

¿Por qué ambiciona más en sus negocios?

Si vos jugas al rugby, querés jugar en los Pumas. La carrera del empresario es igual, querés crecer, proyectar lo que haces y asumir desafíos. El día que no me guste más hacer esto, me retiro.

Adolfo Cioffi: Macri es el que más rápido puede recuperar a la Argentinapor Roxana Badaloni 

 

Posted in: